Londres revive el turbulento y dinámico arte de la Revolución Rusa de hace un siglo

La Real Academia de Artes de la capital británica reúne dos centenares de obras de los primeros quince años años de la toma del poder por los bolcheviques. Hay cuadros, cedidos por museos públicos rusos, de Chagall, Kandinski, Malevich y Tatlin y del realismo socialista de Brodsky, Deineka y Mukhina.


El primer centenario de la Revolución Rusa de 1917, uno de los momentos más trascendentes de la historia contemporánea, es evocado en Londres con una selección de 200 obras de arte de los primeros quince años de los soviets en el poder. La Real Academia de Artes de la capital británica presenta, del 11 de febrero al 17 de abril, Revolution: Russian Art 1917–1932 (Revolución: arte ruso 1917-1932), un recorrido por la creación visual del dinámico y turbulento primer periodo de la revuelta bolchevique. La exposición se centra en un lapso apasionado de la historia rusa: la década y media que va de la revolución de octubre de 1917 a 1932, con la instauración del régimen represivo de Stalin, que cortó de cuajo las libertades artísticas, reprimió a los creadores radicales o de vanguardia con depuraciones, censura, ostracismo o condenas a los gulag de internamiento y muerte y consolidó el control sin fisuras del Estado comunista sobre todas las formas expresivas, limitando el al género del realismo socialista.


ISAAK BRODSKY, V.I.LENIN AND MANIFESTATION, 1919Retrato de Lenin pintado en 1919 por Isaak Brodski (The State Historical Museum. Photo © Provided with assistance from the State Museu and Exhibition Center ROSIZO)


ALEXANDER DEINEKA, TEXTILE WORKERS, 1927’Trabajadores textiles’, óleo de 1927 de Alexander Deineka (State Russian Museum, St. Petersburg. Photo © 2016, State Russian Museum, St. Petersburg. © DACS 2016)

El itinerario que presenta la pinacoteca londinense va de la implosiva potencia de las vanguardias, detonadas por la ilusión del punto y final a la dinastía despótica de los zares, que reinaban sobre un país inmenso, empobrecido, hambriento y gestionado según un modelo medieval de siervos y señores feudales, hasta el final del tiempo de libertad creativa y el endurecimiento dictatorial de las normas del Estado comunista.

Revolution: Russian Art 1917–1932, que muestra piezas de pintura, fotografía, escultura, cine, diseño gráfico y porcelana, aspira a dar una idea completa sobre un “período único en la historia del arte ruso, cuando durante quince años se abrieron todas las barreras y se ampliaron las posibilidades de construir un arte nuevo y proletario” para la república naciente.


“Muchas de las obras salen muy pocas veces de los museos estatales rusos”


El catálogo, con préstamos del Museo Estatal Ruso de San Petersburgo y la Galería Estatal Tretiakov de Moscú, así como de algunas de las colecciones privadas internacionales, presenta obras que nunca se habían expuesto en el Reino Unido y que pocas veces salen de Rusia. Hay tanto creaciones de las primeras vanguardias, de, entre otros, Chagall, Kandinski, Malevich, Popova y Tatlin, como de artistas del realismo socialista como Brodski, Deineka, Mukhina y Samokhvalov.


KUZMA PETROV-VODKIN, FANTASY, 1925’Fantasía’, de Kuzma Petrov-Vodkin (State Russian Museum, St. Petersburg. Photo © 2016, State Russian Museum, St. Petersburg)

‘Importante en la conciencia moderna’ Un siglo después de la Revolución de Octubre de 1917, “este punto de inflexión en la historia rusa sigue siendo un acontecimiento importante en la conciencia moderna”, explican los organizadores. Resaltan, sin embargo, que siempre se suelen mostrar por separado la producción artística vanguardista de los primeros momentos —en los que brotaron movimientos surgidos directamente de la revolución, como el suprematismo y el constructivismo— , y el realismo socialista impuesto como canon obligatorio por el estalinismo.

La muestra de la Real Academia de Artes toma como punto de partida la gran exposición de 1932, que fue presentada en 33 salas en el Museo Estatal de Rusia en Leningrado y montada por el destacado crítico de arte Nikolai Punin. Aquella muestra, como la de ahora, optó por proponer una visión de un “amplio espectro” del arte ruso, tanto el rebelde y rompedor de los inicios como el acomodado a las directrices estatales que vino después.


‘Diversidad’ Revolution: Russian Art 1917–1932 sigue el ejemplo “con un amplio abanico de obras que, por primera vez en el Reino Unido, combinan y contrastan la diversidad de arte que floreció durante este complejo período posrevolucionario”. Organizada en amplias secciones temáticas basadas en la “interacción compleja entre el arte y la política en el turbulento pero dinámico período de la historia rusa moderna”.

Saluda al líder examinará el ascenso de Lenin al poder —son varios retratos del revolucionario, entre ellos el muy poco frecuentemente mostrado en público de Kuzma Petrov-Vodkin que muestra al líder, cuando todavía estaba en vida, posando en el ataúd para el futuro retrato oficial del cadáver—, y El hombre y la máquina se centrará en los héroes de los trabajadores proletarios, tanto mujeres como hombres, cuyo esfuerzo físico promovió el éxito de la industria y la tecnología.


KAZIMIR MALEVICH, PEASANTS, C. 1930’Campesinos’, del suprematista Malevich (State Russian Museum, St. Petersburg. Photo © 2016, State Russian Museum, St. Petersburg)

La oscura megalomanía de Stalin – Un valiente mundo nuevo describe el escenario cultural del país durante la época; El destino de los campesinos narra visualmente el impacto de la agricultura colectivizada en la vida rural tradicional; Nueva ciudad, nueva sociedad se centra en los cambios en el estilo de vida y las clases sociales a consecuencia de la revolución, y La utopía de Stalin mostrará los megalómanos proyectos públicos del dictador y la oscura realidad de su visión del progreso.

Entre las pinturas sobresalientes destacan Promenade (1917-1918), de Chagall; Blue Crest (1917), de Kandinsky; Bolshevik (1920), de Boris Mikailovich Kustodiev; Fantasy (1925), de Kuzma Petrov-Vodkin’s Fantasy, y Pesants (c. 1930), de Kazimir Malevich. El MoMA de Nueva York también expone arte de vanguardia de la revolución rusa La exposición de Londres se solapa con otra de similar contenido que se celebra al otro lado del Atlántico, en el MoMAde Nueva York. La pinacoteca de arte moderno tiene en cartel desde hace unos meses y hasta el 12 de marzo.


Un impulso revolucionario: el nacimiento de las vanguardias rusa, con 300 piezas de “urgencia revolucionaria” de los grandes creadores bolcheviques: Goncharova, Lissitzki, Malevich, Vladimir Maiakovski, Popova, Rodchenko…


por JOSE ÁNGEL GONZÁLEZ

©2023 paad.site

Contáctanos
  • Negro del icono de YouTube
  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon